Saltar al contenido

Frank Scherer. Saludos de Canada

Muy estimado Dr. Bonetti,
despues de casi un mes en la Republica Dominicana volvi a Canada como hombre muy rico, con muchos regalos, libros, una muy buena documentacion colombina de La Espanola y un monton de experiencias nuevas. Entre ellas, la oportunidad de poder hablar en la UASD y delante de unos oyentes especializados en psicatria. Claro esta que eso no hubiera sido possible sin su muy generosa empatia y efectiva organizacion.
Aunque en esta occasion tenia poco o nada para demonstrar mi gratitud, espero en un futuro no tan lejano – con la publicacion de mi articulo – dejar constancia de su apoyo intellectual y calurosa amistad. Es mas, pienso de volver a Santo Domingo, despues de haber establecido convenio con mi alma mater, la York University, posiblemente para ensenar un curso en la UASD.
Muchisimas gracias tambien por el articulo de Kohut sobre narcisimo, me vino en el momento mas indicado ya que, estoy con la tercera parte de mi libro que habla del narcisismo de CC, Lo mismo con el libro sobre psicohistoria que devore en una noche de espera en Bayahibe. Otra vez mas, se lo debo a Usted si pudo ganar perspectiva sobre el tema de CC y las mujeres “indias”, precisando elementos agresivos/perversos que acompanan al narcisismo patologico.
Mi documentacion colombina en la Rep. Dominicana empezo en Puerto Plata, de alli a Monte Cristi, el Cibao (Fortaleza San Tomas) y hacia el sur, por San Jose de Ocoa hasta Pedernales y Cabo Rojo, donde un pescador me llevo a la Isla Beata/Alto Velo. Por via del Lago Enriquillo a la capital. Despues de Santo Domingo fui a la Isla Saona, al Cabo Engano, y a Samana para ver el cabo/la playa/el rio Las Flechas. De alli volvi a Monte & Puerto Plata y el Canada.
Aqui incluyo un par de imagenes del viaje. Entre ellas hay el busto de Colon que se puede ver en La Villa Isabela, cerca Luperon, todo entramado en los lios de la modernidad …
Con los mejores saludos para su senora y con muchas ganas de volver a vernos en Santo Domingo
cordialmente,
Frank Scherer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*